lunes, 2 de agosto de 2010

Adiós, amigo

¿Quién me iba a decir a mí hace dos semanas que pasaría esto? Hubiera dado cualquier cosa para que no pasase, o para solucionar el problema, pero todo empeoró irremediablemente, y de forma irreversible. Lo que era una hernia se reveló despues como algo más grave, algo sin solución.

Y Duque volvió a casa y ya no era el mismo. Se escondía por los rincones, nos miraba con recelo, huía de quien se le acercase. Y se quejaba, gruñía y lloriqueaba. Estaba cansado y triste, parecía un perro viejo, y sólo tenía 3 años. Pero es que le habían quitado todo lo que le hacía feliz. Ya no podría jugar más, ni correr, ni saltar o subirse al sillón a echarse la siesta. Tampoco salir a pasear, o recibirnos con tanto nervio y alegría cuando llegábamos a casa.

Eso era lo que le esperaba por el resto de su vida, que además de todas esas carencias estaría llena de problemas. Porque su invalidez derivaría en muchos problemas más relacionados con su salud, a cual más escabroso. Entonces, me preguntaba ¿Es justo obligarle a vivir así? ¿No es cruel y egoista hacerle cargar con semejante problema? 
Y la respuesta se me presentó demasiado evidente. No era justo, y se me revolvía el alma al verle en aquel estado. Así que decidimos darle fin a su dolor y a su tristeza. Era la mejor opción. Y ayer al fin pudo descansar después de tantos días amargos.

Te echaré mucho de menos, amigo. Siempre tendrás un lugar en mi mente. Me alegro de haberte traido a casa y haber evitado que cayeras en malas manos, de haberte visto crecer, de saber que eras feliz con nosotros. Eras un perro ejemplar, sé que nunca encontraré uno igual que tú. Esto se va a volver muy vacío y un poco cuesta arriba sin tu compañía. Sólo espero que allá donde estés seas feliz.



PD: Gracias a todos los que han mostrado tanta preocupación por Duque y me han apoyado en estos días. Gracias cariño, por estar siempre intentando animarme. Gracias BlackZack, que estuviste ahí soportando mi llantina cuando me llamaron para decirme que se lo habían llevado. Gracias Duque, por darme tantos momentos felices mientras estuviste a mi lado.

6 comentarios:

Mar dijo...

jo :( siento mucho que no hubiera solución posible

un beso enorme (K)

Una mamá (contra) corriente dijo...

Lo siento muchísimo, guapa, muchísimo.... sólo los que tenemos perro podemos entender el dolor que se pasa. Ánimo, mucho ánimo, vale?.

BlackZack dijo...

Si es que todavía estoy llorando yo como una magdalena...

Ya sabes todo lo que te he dicho, ya sabes que estuvimos en la placita esa los dos juntos acordándonos de él. ¿Qué más te voy a decir? Que te quiero mucho, Seishi, y que aquí estoy, como siempre. Un beso para la familia.

POP dijo...

Jo, lo siento muchisimo...
Se que nada que te diga ahora puede reconfortarte, pero tienes algo muy grande que es esos momentos que viviste con el, y eso solo te pertenece a ti y no hay tiempo que lo desvanezca.

Yo tambien pase por esa situacion, y es muy dura, pero sabes y no lo dudes que solo le hiciste bien...
Mucho animo
un besito

Anónimo dijo...

Mi más sentido pésame...

Desi dijo...

Lo siento muchísiiimo!! :( :( :( Un besoooooooooote!! Quédate con los buenos recuerdos