martes, 9 de agosto de 2011

Síndrome Mr.Propper/Don Limpio

El síndrome Mr.Propper, o síndrome Don Limpio en su variante española, es un nuevo término que he ido desarrollando durante los últimos años, y que estoy segura, acabaré logrando que sea admitido en el DSM(Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) 

Este síndrome se manifiesta con irritabilidad (intercalándose incluso episodios de furia transitorios), obsesión desmedida por la limpieza (haciendo que el paciente tenga necesidad urgente de limpiar a cualquier hora, incluso a aquellas que se consideran "intempestivas"), sensación de que el hogar está tremendamente sucio aunque realmente no sea así, comportamientos tiránicos con respecto a aquellos que conviven con el afectado/a y continua actitud de inconformismo, acompañada de quejas y reproches, así como de mejora transitoria de la memoria a largo plazo, recordando el paciente acontecimientos del pasado como si fueran presentes (de manera que los familiares del paciente acaban teniendo que limpiar a horas intempestivas, interrumpiéndose sus rutinas diarias, y mientras serán bombardeados por quejas, reproches y recordatorios de acciones pasadas que no fueron acertadas)

La aparición de estos síntomas parece estar relacionada con la proximidad de fechas importantes en las que se vaya a realizar una reunión en el hogar, que incluya personas ajenas a éste. El paciente comienza a dar señales de irritabilidad al menos dos semanas antes de la fecha destacada, lanzando continuas advertencias y amenazas a sus familiares para que éstos acaben limpiando con la misma necesidad urgente del paciente, pero no por sufrir de la obsesión por la limpieza, sino por miedo a las represalias del enfermo. En ocasiones aparecen episodios aislados, sin relación con ninguna fecha destacada, pero en estos casos los síntomas suelen estar atenuados.

La realización de cualquier actividad no relacionada con la limpieza (incluso aquellas que constituyan una responsabilidad, tales como trabajar o estudiar, o aquellas que sean necesarias, como dormir o comer) por parte de aquellos que conviven con el afectado, provocarán un episodio de furia transitorio en él.

No se conocen los mecanismos exactos por los cuales aparece este cuadro, pero se cree que está relacionado con trastornos obsesivo-compulsivos y estrés. No se ha demostrado ninguna relación con factores genéticos o congénitos, pero se cree que existen factores socioculturales implicados en el desarrollo del síndrome, así como tipos de personalidad con mayor propensión a padecerlo.


2 comentarios:

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Sí... mi madre ha padecido eso con frecuencia...
Lo recuerdo especialmente traumático cuando venían los franceses de intercambio. La conversación era algo parecido a :

Madre: RECOGEEEEEEEEED, LIMPIAAAAAAAAAAAAADDD

Yo: A ver, no te pongas así, que no está tan sucio. Además, si es por los franceses tampoco te esmeres mucho, que su casa no estaba precisamente de punta en blanco.

Madre: uheuihgfyurf (ininteligible)

Yo (tratando de calmar los ánimos): Pues a ver, si vienen a conocer a una familia española y somos guarros, pues somos guarros, no tenemos por qué aparentar que limpiamos el polvo dos veces al día ¿no?

Madre: (completamente inteligible a unos decibelios denunciables)

En fin, espero que te lo admita, así directamente la llevo al psiquiatra... jaja

Papel regalo dijo...

Buen post, sin duda.