sábado, 24 de julio de 2010

Susto perruno

Hoy me he levantado temprano. Y es que me alarmé muchísimo. Mi familia estaba haciendo ruido y aguzando el oido, escucho a mi madre con un tono lastimero y tremendista diciendo "El perro, el perro está mal" Así que salí rápido de la cama y fui a ver qué pasaba, tremendamente asustada.


Me alivió ver que lo de mi madre era un poco exagerado, pero aun así, Duque no estaba del todo bien. Llevaba un par de días apático, y sin ganas de jugar a cualquier cosa (cosa muy rara en mi perro, que es un cocker spaniels) y esta mañana no se levantaba, uno le llamaba y él no iba, y para moverse arrastraba la parte trasera de su cuerpo. Además tenía un poco de flojera, y había hecho "sus necesidades" en casa (siempre las hace fuera, así que eso también es extraño). Éstas tenían una consistencia más bien fofa y un color un poco raro.

No parecía ser nada grave, pero aun así no le vimos buena pinta, así que mi padre y mi hermana lo llevaron al veterinario. Yo me quedé con mi madre, que más que llevar al perro al veterinario parecía pensar que lo llevaban al matadero y estaba berreando (como siempre, tremendista total XD)

Le hicieron una revisión, y al parecer, además de un cuadro de diarrea más bien leve, tiene lumbalgia. Y es que no me extraña, porque Duque se pasa el día haciendo el burro. Se sube a lo alto de los sillones y salta como si estuviera practicando la pértiga, llaman al interfono y un poco más y da vueltas en el aire, llegas a casa y parece que le va a dar un infarto de la emoción, y se pone a saltar de sillón en sillón, de sillón al suelo, de donde estás hacia el sillón y así en un recorrido continuo XD y todo eso... Pues su espalda lo acaba sufriendo.

Le pusieron varias inyecciones. Antiinflamatorios, un antibiotico por la diarrea, y otra cosa más. Y lleva el resto del día "en reposo". Eso quiere decir que no le damos juerga, pero el no se está quieto. Y no sabe dónde ponerse o cómo para que no le duela el lumbago. La verdad es que me da penita. Mañana hay que pincharle otra vez. Espero que vaya mejorando, porque verle malito, con dolor e incomodidad, me entristece un poquito.

1 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

Dile a Duque que se cuide mucho y no nos de esos sustos!!!. Mi perra también es una cabra loca, una vez se lesionó el rabo no sabemos como y estuvo una temporadita que no podía subirlo jajaja.