sábado, 20 de febrero de 2010

¡Oh, helado de yogur de fresa, te idolatro!

Hace un par de años abrieron una heladería cerca de mi casa que me hizo redescubrir el mundo. La heladería en cuestión se llama "Gelizia" y no sé si es exclusiva de mi isla, pero lo que si sé es que tiene unos helados extraordinariamente buenos, entre los que se encuentra el que, desde el momento en el que lo probé, se ha convertido en mi helado favorito: helado de yogur de fresa.

Este helado, para mí, es una clara prueba de la cantidad de recuerdos que pueden venir a la mente de uno mismo cuando nos llega un olor o sabor familiar, a través de todos esos circuitos que nos permiten recuperar memorias almacenadas, de los cuales no me acuerdo muy bien desde que por fin liberé la materia de Anatomía Humana II 

No sé si recuerdan esos yogures de antaño, que venían en un envase de cristal y tenían un sabor intenso. Esos que tenían una variedad con una especie de mermelada de fresa en el fondo, que te hacían sentir el regusto de la fruta largo tiempo después de habértelo comido. Creo que se siguen vendiendo, pero los de antes estaban mucho más buenos, quizá por el hecho de que eran menos "sintéticos" por decirlo así.

Yo relaciono esos yogures con momentos felices, con meriendas y postres mezclados con esa percepción surrealista del mundo propia de los niños. Esa en la que todas las cosas tenían personalidad, la vida era sencilla y tenías menos consciencia de la tristeza, la enfermedad, los problemas de la sociedad, la violencia, las guerras, y todas esas pestes universales que llenan los telediarios. 

Y el helado del yogur de fresa que venden en el Gelizia, me hace sentir como en aquel entonces, porque su sabor es como el de esos yogures que tan buenos recuerdos me traen. Al comerlo, soy capaz de hacer una regresión mental, capaz de sentir que todo lo demás no tiene importancia, y que soy feliz simplemente por tener la oportunidad de comer helado. Y es que de hecho el helado me hace feliz, este helado me hace feliz.

Así que ya saben, aquellos que me estén leyendo y coincidan conmigo en la vida diaria, si quieren hacerme un poquitín la pelota, invítenme a un helado del Gelizia, o mejor, pídanlo para mí y denme la sorpresa :-P Pero hoy no, que ya he tenido mi dosis y se suponía que estaba cuidando mi alimentación XD

3 comentarios:

BlackZack dijo...

No eran menos sintéticos que hoy, pero es esa constante del ser humano: "lo de antes era mejor". Realmente es que el recuerdo bueno nació hace tiempo, es nostalgia, no que el yogur haya cambiado XD

¡Quiero dulces!

PD: Verificación de la palabra - "ferpenta". ¡Mola! XD

*Rita* dijo...

Lo corroboro, el Gelizia es genial, si hay una heladería a la que me encante ir es a esa :P

Seishi dijo...

XD Yo ya sólo voy a esa. Atrás se quedó guirlache, la de triana, o Atlántida, la de las canteras... Donde esté Gelizia (il getalo che ti vizia XDD) que se quite lo demás