viernes, 15 de enero de 2010

Empecemos. ¡Qué bonito es el transporte público!

Bien XD hoy he tenido una mañana de perros, lo cual me viene de perlas para estrenarme en este blog.

Creo que no será la primera vez que digo esto pero ¡ODIO EL TRANSPORTE PÚBLICO DE MI CIUDAD! o las guaguas, dicho en el dialecto autóctono. Tiene un horario pésimo, que además no siempre se cumple. Esperas durante media hora la guagua, cuando se supone que debería pasar cada quince minutos, y cuando llega, tarde, ¡pasan 3 seguidas!

Pues bien, esta mañana salí de casa algo justa de tiempo, con prisas, cargando con mi bolso, la carpeta de la universidad, el almuerzo (¿por qué tengo que quedarme una tarde de viernes en la universidad? El karma me odia XD), la bata para hacer las prácticas y la chaqueta. Todo encima, añadiendo como mínimo 3 o 4 kilos a mi cuerpo, y una evidente imposibilidad a la hora de realizar movimientos complejos.

Como siempre la guagua se hizo de rogar, y tras hacer un extraño malabarismo para poder sacar la cartera del bolso y entonces pagar el viaje, pude entrar. Pero no tuve bastante con estar cansada, cargada como una burra y además agobiada porque llegaba tarde ¡No! Porque cuando por fin logré entrar, me encontré con la dichosa manía que tiene la gente: quedarse de pie en la parte delantera del vehículo, formando así una aglomeración enorme, impidiendote respirar otra cosa que no sea aire viciado, lleno de calor y esencia humana XD

Y lo peor es que miras hacia atrás, y la guagua está medio vacía, pero claro... No puedes pasar, porque la mitad de los pasajeros ha decidido que el mejor sitio que podían pillar en la guagua, era el que obstaculizaba tu camino hacia ese asiento vacío que está al fondo de la guagua.

Entonces una empieza a pedir de la mejor manera que puede (Que reconozco que sueno algo desagradable por la mañana, cuando aún estoy medio dormida y con el agobio de llegar a tiempo encima, pero en mí eso es inevitable. Al menos lo hago con educación XD) que la dejen pasar. Y entonces la gente empieza a moverse como los pinguinos emperadores. En formación, rotando como una sola unidad táctica de conservación de calor corporal y efluvios característicos XD

Pero siempre hay alguien que es un poco... ¿despistado? No, más bien sufre de un déficit de atención o algo así, o le importa más bien poco que estés deseando llegar al fondo de la guagua para sentarte y soltar todo el cargamento que llevas encima. Y hoy me tocó. Dos chiquillas que iban de punta en blanco, no les quedaba detalle: con su carpetita super mona llena de pegatinas, su ropa toda combinada, pantalón y camiseta igual de cortos, chaquetita fina para no desentonar (después seguro que algún compañero de mi futura profesión se las encotrará en urgencias con una pulmonía, si es que... Para estar guapa hay que sufrir, ¿no? XD) bisutería variada, en tonos: dorado, dorado oscurecido, dorado desteñido, material al que se le ha caido el dorado y se ha vuelto cobrizo... Y un bolsito monísimo a juego de la ropa. Maquillaje aplicado con espátula (porque tanto maquillaje habrá que moverlo con una espátula, vamos) y taconazos (¡Qué manía les ha dado a las mujeres este año por llevar esos taconazos super altos que las hacen caminar como si fueran jirafas desequilibradas!)

Y yo procedí-Oye perdona, ¿me dejas pasar?
-..... sí porque el otro día en bershka ¡vi una camiseta super guapa!
-......Perdona... ¿me dejas pasar?
-Ay pues en pimkie, había una de color rojo, con un escote... 
-.....Mira, ¿me vas a dejar pasar, o qué?

Y sobre mí se posaron ambas miradas. Supe que me estaban insultando en su fuero interno por haber interrumpido de manera brusca su interesantísima conversación, pero me dio igual. Se apartaron, con aires de dignidad, como diciendo "que conste que te estoy haciendo un GRAN favor, antipática (de mierda seguramente)". Y yo feliz me pude sentar por fin, y descargar las cosas que me tenían los brazos agarrotados.

Me miraban desde su puesto con malas caras. Yo encendí mi mp4, cerré los ojos, y me quedé en ese duermevela mañanero en el que no me entero de nada. Porque no soy capaz de prestarle atención a nada más que al trayecto (para no saltarme la parada, que ya me pasó alguna vez XD) Y cuando regresé de nuevo al mundo, poco antes de llegar a la facultad, ellas ya no estaban. Si es que no creo que se fueran a bajar en la parada de la universidad, no tenían pinta, no...

4 comentarios:

BlackZack dijo...

Bah, que con su pan se lo coman. Estaban en medio, a veces ser antipático es la manera que funciona XD

Además, Guaguas Municipales pone de los nervios a cualquiera. Y tú no coges la línea 9... te querría ver yo, al borde del ataque de nervios XD

Rita dijo...

Me gusta tu blog ^^
P.D: soy amiga de blackzack xD

arha-chan dijo...

OMG... despues de leer eso no puedo menos que alegrarme de que tengo que tomar el urbano una sola vez por semana en rosario jajaja. (y que es un trayecto relativamente corto xDDD)
Te mencione alguna vez que me encanta el domo-kun del layout? xDDD

Seishi dijo...

-Blackzack: Sí, que con pan se lo coman XD ya sabes que yo recién despertada soy poco tolerante. Ellas y se pusieron en medio jajaja
-Rita: Me alegro de que te guste :-P si eres amiga de blackzack, bienvenida seas XD
-arha-chan: XD suertuda. No, no me dijiste XD pero ¡a mí tambien me encanta! fue verlo y pensar "¡Yo quiero yo quiero yo quiero!"